Película Vidas en Derribo promete ser un éxito en las salas de...

Película Vidas en Derribo promete ser un éxito en las salas de cine españolas

vidas en derriboA pesar que ya ha producido la casi desapercibida Dos fragmentos/Eva (2012), Ángel Santos, plantea un nuevo estilo de narrar la historia cinematográfica. Esta vez se lanza con la producción Vidas en derribo. Film que reuniría las características de una película que magnetice al público y salgan de la sala de cine satisfechos.

El film es una producción no muy extensa cuyo hálito no tiene los cimientos necesarios. Es el retorno al pueblo, al lugar de siempre. Al orbe que siempre se vuelve. Además de ser una especie de fotografía sin esperanza, en la cual los que oscilan los 40 años, en cierta ocasión tomaron la decisión de enrumbar hacia la victoria. Sin embargo, lo que localizaron fue la soledad.

Este trabajo cinematográfico se caracteriza por tener media voz, con palabras entrecortadas, de igual manera sus anhelos y sus vidas se ven entrecortados. Por su parte, las altas presiones fomentan desde su título a cierta exigencia que se ponen a sí mismos. Del mismo modo hay un contradictorio juego.

La locación de la historia se desarrolla en Pontevedra, en que los parajes aparentan cada vez más avejentarse o derrumbarse. Todo en aquel lugar se va deteriorando, tales como las fábricas, las casas, e incluso las barandas de las calles y edificios

Por su parte, Santos enlaza una escena, que tal parece como la película polaca Ida. Dando una percepción de una metáfora técnica en la performance introspectiva del protagonista. De tal manera que este último se ve capturado por la toma. Además se puede apreciar mucho aire por el lado superior, y también se nota una desviación al lado izquierdo de la pantalla.

Durante la película se observa el reencuentro con las amistades, como si fuera una tabla que salva la producción o como un embudo hacia el averno. Todo como el lente que se observe.

En el film se aprecia que las explicaciones o narraciones sobre el otrora, y de igual manera sobre el presente son ínfimas.

Tales amigos que tienen los 40 años como cosa común, aún se siguen divirtiendo con el buen rock and roll, siendo espectados por un grupo, digamos una quincena de fans, quienes los escuchan en lugares casuales.

Sin Comentarios

Deja tu comentario